Venda en línea ya¡¡

Search This Blog

Translate

Google+ Badge

LA HISTORIA DE LA INTERNET

Sunday, February 23, 2014

Una de las ventajas al tratar la toma de decisiones empresariales como un proceso de grupo

Dinámica de grupo
En nuestro subconsciente tendemos a decidir qué hacer antes de determinar por qué–John S. Hammond, Ralph L. Keeney y Howard Raiffa
Una de las ventajas al tratar la toma de decisiones como un proceso de grupo es que los sesgos individuales pueden ser contrarrestados por la presencia de múltiples voces y perspectivas.
Aunque los grupos ofrecen diferentes puntos de vista, necesitan orientación para ser productivos. Su reto es dirigir el proceso colectivo de toma de decisiones. De lo contrario, usted puede enfrentar uno de los extremos siguientes.
1-Excesiva armonía de grupo: La excesiva armonía de grupo ocurre cuando los individuos quieren ser aceptados por el grupo o carecen de interés en el proceso.
Pensamiento grupal. Esto ocurre cuando el deseo de los participantes de llegar a un acuerdo anula su motivación de evaluar opciones alternativas. En esta situación, la gente tiende a ocultar sus opiniones, especialmente si éstas difieren de las del líder del grupo. Ellos hacen muy poco esfuerzo para obtener nueva información de los expertos y filtran la información de forma selectiva para apoyar sus preferencias iniciales. Además, los participantes podrían pasar mucho tiempo investigando acerca de lo que otros en el grupo desean, de modo que la solución que alcancen haga a todos felices.
Falta de interés. Pueden ocurrir resultados similares, cuando a los participantes les falta interés en el proceso o no se sienten apoderados. Si el grupo siente que el líder ya ha tomado la decisión, ellos pueden seguirle la corriente, negarse a participar por completo o aceptar la primera alternativa razonable que se proponga con tal de terminar el proceso.
2-Excesivo individualismo: El individualismo excesivo se encuentra en el extremo opuesto a la excesiva armonía de grupo. En esta situación, los individuos practican respaldo agresivo y argumentando sin tregua sus posiciones. Ellos rechazan las opiniones de otros miembros del grupo y dejan de considerar el bien común.
Los comportamientos extremos pueden alargar el proceso de decisión e interferir con la toma de buenas decisiones. Su trabajo como ejecutivo es mantener el grupo de toma de decisión encarrilado para que no se desvíe hacia ninguno de estos extremos.

Monday, February 10, 2014

La ética y la toma de decisiones empresariales